This is a demo store for testing purposes — no orders shall be fulfilled. Descartar

Toxiza Classic Xtreme 2018, por Jorge Valdés

Por fin una carrera sin madrugón. Salida a las 10:00 h.,  por primera vez en A Toxiza. Me habían hablado muy bien de esta prueba, así que me animé a probar en la distancia media, 21 km, 1.200 m positivos.

Lo primero que llama la atención es el lugar de la salida/meta en la plaza de la catedral de Mondoñedo.

Recogida de dorsales, cafetito y a prepararse, cuando arrancamos, los del trail largo ya llevaban dos horas por el monte.

Salimos hacia el final del pelotón, un tramo de asfalto, conteniendo las ganas de correr como locos, Edgar, Pedro y yo, Fabiola va delante.

Llegan las primeras cuestas duras, tenía ganas de probarme a ver como respondía  después de un par de semanas flojillo, así que a todo lo que daban las patitas. Los compañeros se quedan un poco atrás, aunque los puedo ver en las curvas del camino, supongo que no tardarán en alcanzarme.

Segunda parte por pistas, hasta que, por fin, nos sacan del camino y empieza lo más divertido, sendero por un pinar, bastante barro y el tramo de ascenso más duro. Pequeño fallo de cálculo y cornada a una rama, sin herida, pero suficiente para pasar un buen rato con dolor de cabeza.

Por fín escuchamos los cencerros que suponemos están en el alto de A Toxiza, y digo suponemos porque la niebla no dejaba ver nada. Una de las curiosidades del recorrido es que son prácticamente 11 km en ascenso y otros 10 en descenso, empezando con un barrizal técnico que hacía que muchos corredores avanzaran casi caminando, bajada, bajada, combinando zonas técnicas con tramos de pista, después de donde estaba el último avituallamiento ya empiezo a pedir una cuesta arriba, y lamentablemente allí estaba, tras quince pasos ya me estaba arrepintiendo, 350 metros que me llevan ocho minutos.

Está claro, el experimento de no parar en las postas y no comer nada por las molestias de estómago ha sido un error (niños, no lo hagáis en vuestras casas), menos mal que casi todo lo que queda es hacia abajo.

Bueno, ya se ve Mondoñedo… no queda “ná”, el último tramo por asfalto es eterno, pero lo compensa la entrada en la plaza con los ánimos de la música y el speaker.

Un trail de los que me gustan, con subidas y bajadas “complicadas”, organización mejor que buena.

En lo deportivo: ¡¡¡¡¡¡MEEEEEECKKKK!!!!!! Objetivo NO CUMPLIDO, me conformaba con bajar de 2:30h y fueron 2:36, en lo personal muy contento y aprendiendo de los errores (si no comes a partir del km 15, la cagas, je, je).

En lo extra deportivo: muy buena carrera, increíble bolsa del corredor (fabes, tarta, cerveza, camiseta, miel), fantástico trato de los voluntarios yyyyyyyyy, ¡sorpresa! Cuando llego a las duchas, sospechosamente, no se escuchan gritos: HABEMUS AUGA QUENTE, E A ESGALLLA.

Tres podios para los amiguetes: José, Fabiola y Cova (A Emperatriz das Silveiras), enhorabuena a ellos y a todos los que terminaron.

Muy buena mañana de monte, pena no poder quedarme a la comida.

Edgarrrrrrr, recupérate ya que la CAMOVI está llamando.