This is a demo store for testing purposes — no orders shall be fulfilled. Descartar

II TRAIL COSTA DOCE (29/01/2017) — Crónica de un voluntario

06:00, suena el despertador.

Hoy es el día, poco a poco voy despertando, me visto y me pongo ropa térmica por si las moscas. Salgo de casa, aún es de noche y el cielo está plomizo pero no llueve, cruzo los dedos para que aguante. Tengo una sensación extraña en el estómago, esa mezcla de nervios parecida a la que siente uno cuando va a correr, pero hoy no toca.

07:00, Llego a Sada, lugar de la quedada en la Casa de la Cultura, desde donde parte esta segunda edición  de “nuestro” Trail, y digo nuestro porque así lo sentimos los que formamos esta gran familia del CAS.

Ya hay gente y rápidamente empiezan a llegar todos los compañeros, empezamos a repartirnos las tareas, hay mucho que hacer ya que en poco tiempo empezarán a llegar los corredores a recoger su dorsal. Colocamos mesas, material para los avituallamientos, publicidad, etc…. un sinfín de cosas, en estos momentos es cuando uno se da cuenta de que el trabajo de uno es insignificante comparado con el que realizan el resto de compañeros y organizadores del trail. Así rápidamente piensa uno en los que piensan el recorrido, la preparación del terreno (desbroce, balizamiento, etc.), solicitar los permisos pertinentes, patrocinadores, material que se entrega (bolsa del corredor), etc… y tantas cosas que seguro que se me escapan. Qué menos que colaborar y así agradecer aunque sea poco el gran trabajo que realiza toda esta gente y lo bien que nos cuidan en tantas quedadas, carreras y actividades que preparan para nosotros los “corredores”.

(foto de Ine Suka)

 

08:00, Empieza a amanecer y la gente empieza a llegar, el trail comienza desde ya, los corredores recogen sus dorsales y ves sus caras de ilusión y piensas “hoy no puedo fallarles”, porque como nos gusta a todos cuando vas a una carrera y todo sale bien.

09:30, En ½ hora comienza la carrera, toca situarnos cada uno en nuestro puesto. Voy con mis compañeros de zona, en mi puesto hablo con la policía y charlamos por donde van a pasar los corredores.

10:00, Sale la carrera, yo estoy al principio así que enseguida llegan los primeros, van todos agrupados y pasan volando. Listo, toca reagruparse e ir al siguiente puesto de voluntario.

11:00, Ya estamos situados cada uno en su puesto de nuevo, todos realizando nuestras tareas. En mi caso, verifico las balizas y coloco las señalizaciones. Pasa un fotógrafo y le comento los mejores sitios para hacer su trabajo en esa zona. El whatsapp oficial del grupo echa humo, nos van informando en qué punto está la carrera, quién va en los primeros puestos, cuando llega el momento toca estar listo y empezar a indicar a todos los corredores por donde tienen que ir, así hasta que llega el último acompañado de los escobas,  vaya lujazo poder hacer una carrera con esos dos corredores a los que nunca habrá otra ocasión de ver tan despacio jajaja. Durante este rato uno ya empieza a notar la satisfacción del trabajo bien hecho por las buenas palabras de los corredores, muchos ya agradecen nuestra labor y “mola”.

13:00, Recogemos nuestra zona, desbalizamos y dejamos todo como estaba, bueno igual no, mejor de lo que estaba porque recogemos también toda la basura que nos encontramos. El monte es de todos y nos gusta disfrutar de él, cada uno a nuestra manera, pero siempre limpio. Llegamos a Sada de nuevo, la llegada es un hervidero de gente, mucho público a pesar del día nublado pero las nubes no han querido estropear nuestra fiesta y nos han respetado sin llover. Toca esperar a que lleguen los primeros, y la espera se hace corta escuchando a ese “pedazo” de speaker que es el “Jabalí do sacho”, como mola este tío jajaja.

Toda la maquinaria del CAS está a pleno rendimiento, los callos calentitos, la cerveza lista, la gente no para…. y en esos momentos te paras, observas y dices para dentro, esta gente es muy grande. Así es imposible que las cosas salgan mal, como dicen por ahí siempre se puede mejorar, pero trabajando con esa ilusión todo se hace más fácil.

Los corredores llegan y te felicitan, te comentan que la carrera y la organización ha sido una pasada. Y eso te hace sentir una gran felicidad porque es genial salir de una carrera con esa sensación y los que corremos lo sabemos.

14:00, Toca entregar los trofeos y agradecer a los patrocinadores, degustar los callos y la cerveza. Es una fiesta, una fiesta del trail, y uno siente que ha formado parte y ha colaborado para que se pudiera celebrar. Cansado pero contento pienso, hasta el año que viene.

Gracias a todos mis compañeros (organizadores y voluntarios), corredores, patrocinadores, etc., un lujo haber formado parte de esta carrera. Nos vemos en 2018.

Fdo. Javier Armesto Pulido Voluntario y socio nº541