This is a demo store for testing purposes — no orders shall be fulfilled. Descartar

Corolario (o una crónica de Canón do Sil, por Fran Rodal)

Entrenador que llega nuevo, coge un grupo de rebeldes pseudodeportistas con malos vicios (la cerveza principalmente), y los hace unos grandes corredores, que cumplen todos los exigentes objetivos que se marcaron en aquel papelito allá por Septiembre del 2017.

Sería un buen argumento para la típica película americana, del sábado por la tarde en A3.

Sin duda, también sería no tener consideración hacia las razones por las cuales todos los martes y jueves sin falta, el local del CAS se queda pequeño, y cada uno/a realiza su entrenamiento alentado por los ánimos de l@s demás y representando al Club Atletismo Sada Montaña fin de semana sí y fin de semana también en grandes carreras como ha sido el caso de Canón do Sil, que este año tenía el aliciente de ser Campeonato de España de clubes.

No estaba entre los objetivos de nadie, pero ahí nos plantamos para competir con los mejores clubes del panorama nacional y con grandes nombres como Zaid Ait, Ismail Razga o Pablo Villalobos, Marta Molist o Aroa Sio.

En lo personal satisfacción doble. Por un lado por el hecho de haber podido acabar, cuando hace 2 semanas no podía ni trotar 5’.

Pero sobretodo satisfecho y orgulloso del trabajo, de la actitud y del progreso que hemos tenido, no con el crono en la mano, que también hemos mejorado, si no con el corazón. No hemos sido los más rápidos/as pero sin duda HEMOS SIDO LOS MAS GRANDES.

Aunque los equipos, por reglamento, solo los compongan 8 personas, hoy hemos sentido el aliento de todo el CAS Montaña, tanto como hemos extrañado a aquellos/as que por diferentes motivos no han podido venir y lo deseaban (Rober, Cepi, Jose Luis, Arancha, Jesús…) contamos con vosotr@s para las siguientes hazañas.

Desde luego agradecer el trabajo de reporteras de Ana y de Cris, así como sus ánimos, aun así donde esperamos ver pronto a Cris es en el monte, aunque sea en la corta, acompañando a Fernando, Carlos, Mario y David, o en la más corta acompañando a Montse en el podium.

Al final, 7º puesto del equipo femenino, encabezado por una extraordinaria Cris Yudego (menos mal que venía con poco entreno, si no…), que también se alzaría con el 3º puesto en el Cto. Gallego de su categoría. En 2ª posición entraría la siempre competitiva y combativa Fabiola que, como se suele decir, está ahí a las duras y a las maduras. Gran aporte de Blanca, Isa y Suka para cerrar un equipazo, en el que nuestra “emperatriz” Cova sería la 5ª representante, obteniendo un merecido 3º puesto en su categoría y el Cto. Gallego de superveteranas.

En el apartado masculino, 17º puesto en un equipo compuesto por José Ángel Díaz (una apuesta segura), Francisco Rodal, que volvió a disfrutar de la montaña, Dani Bembibre (demostrando el buen estado de forma que dejaba entrever últimamente), Felipe López y Francisco Javier García (entrando ambos juntos) y finalmente Enrique López (una de las mayores progresiones que he visto, a la par de merecidísima) y Jorge Valdés, , que algún día comprobará la relación gimnasio-trail.

Valdés, que algún día comprobará la relación gimnasio-trail.

Equipo secundado por nuestro experto en reproducción vacuna, Fede.

Sin duda una característica de este deporte, y de este grupo, es que aquí nadie se rinde, por ello me gustaría reflejar lo emocionantes que resultaron las llegadas de Barri y Suka, que lucharon duramente para poder acabar estos duros 33km.

Finalmente, destacar a la cantera con el título de campeón gallego de Tomás y el 3º puesto de Hugo.

En cuanto al trail, si hubiese que definirlo con una palabra sería imposible.

Es cierto que es duro (2200+ y 33km), pero para tener buenas vistas hay que subir, y en este caso, tocó hacerlo sobre la niebla para tener una preciosa estampa que invitaba al selfie tras una dura subida del km 4 al 9.

Un poco de bajada y comenzaba la subida a Meda, el punto más alto del trail tras 8 duros km.

Tras una bajada técnica, con grandes pendientes y con el famoso “fly down”, comenzaba una última subida en zig-zag con vistas al rio Sil, que hacía más llevadero el sufrimiento, de los km acumulados y de las fuertes pendientes.

Un lugar de ensueño, a orillas del río Sil, corriendo entre carballos y robles, aunque en ocasiones lamentándose de la desgracia que están siendo los incendios para Galicia.

Muy buena organización, con callos, empanada y bebida al finalizar.

 

Corolario: Volviendo la vista atrás, y poniendo el broche a la temporada, me gustaría agradecer la oportunidad de haber podido entrenar este gran grupo y de conocer la filosofía CAS Montaña, en donde el resultado es lo de menos, lo importante  es ser familia.