This is a demo store for testing purposes — no orders shall be fulfilled. Descartar

191…mi primer dorsal…mi primera carrera

Hace 24 hrs que cruce la meta…de mi meta, agotado, cansado pero feliz por haber terminado lo que hace un año me había planteado.

 

Nada es hoy en día fácil y yo sabia que esto no lo iba a ser pero cuando empecé a correr con este grupo sabía que cualquier cosa es posible. Melissa y mis amigos ya corrían y me animaban a que probase, me decían que lo intentase, que en cuanto empezase seguro que me iba a gustar así que con ilusión me uní a este grupo entrenando dos tardes a la semana y empecé corriendo 3 min y caminando otros 3. Nunca jamás pensé que iba a llegar al nivel de algun@s de mi colegas pero fueron pasando las semanas y los meses y cada vez íbamos a mas…como dice la ‘coach’ Noe las sensaciones son muy importantes así que ayer me metí al final del grupo y deje que los rápidos con sus mallas y camisetas apretadas fuesen delante. En la salida aguante pero desde el primer minuto fui a mi ritmo, yo dejaba que a mi lado pasasen y según pasaban los metros se fuesen distanciando, no me obsesione y llegue sin querer al km 4, allí me di cuenta q los km estaban señalizados, en el 5 ya empecé a descontar y aunque solo quedaba un km de cuesta el numero 6 no llegaba…cuando llegué, ya estaba convencido que aunque fuese a gatas llegaría y la cuesta abajo sería más fácil. Pues me equivoque porque la bajada fue dura…cuando pase por Riobao me acordé de las risas que nos echamos los miércoles con la ‘técnica’ ahora sin colchonetas y con las mantas de la abuela…allí ya estaba convencido que fuese como fuese llegaría a la meta, aunque debo admitir que el ultimo km fue duro porque ya me cruzaba en el paseo con los que acabaron 20 min antes y que iban con su agua y su plátano. Al final la llegada estaba cerca y allí estaba Melissa, Adri y Noa que me aplaudían como si hubiese hecho podio y también mis compañeros esperándome para darme ese último empujón..gracias a todos desde el primero hasta el último, a los que estuvisteis y los que no pudisteis, gracias al fotógrafo que me saco una sonrisa en los últimos metros y gracias a Noe por llevarnos poco a poco hasta la meta.

 

Alberto Edreira