Maratón de Valencia (por Suka)

No estaba en mis planes hacer esta maratón pero, cómo me tocó el dorsal, no podía dejar pasar la oportunidad; y sabía que Fede iba a sacarse la espinita de no haberla terminado el año pasado.

Me puse en contacto con Fede y organizamos la logística del viaje.

Yo pensé que no iba a encontrar alojamiento, y me lancé a la aventura de coger un Hostel, era lo más económico que encontré, ya sabéis, compartir una habitación con literas y personas de distintas culturas, otra experiencia qué no había probado, y no está mal.

El sábado salí de aeropuerto de Coruña a Valencia y, desde allí, metro hasta el alojamiento. Quedé con Fede en la Feria del corredor para retirar dorsal e ir a la Paella Party; una vez con la barriga llena nos fuimos de nuevo a la feria, de las más grandes que he visto.

El día de la carrera, a las seis de la mañana ya estaba en pie. No dormí ni descansé lo que me hubiera gustado, los ataques de tos por el gripazo que cogí en la Behobia-San Sebastián me dieron la noche; no estaba nerviosa, desayuné tranquila y fui a coger un bus para desplazarme hasta la salida, donde había quedado con Fede a las 8:10 (nota aclaratoria: cuidado dónde te alojas, que cortan las líneas de bus a partir de las 7:30).

Me encuentro con Fede y nos preguntamos al mismo tiempo “¿qué tal dormiste?… sin comentarios”.

Hace fresquito, yo llevaba mochila y la dejé en el ropero, y como Fede es el veterano en este maratón,  nos pusimos a hablar de la “estrategia de la carrera”. Sí, eso que hablas antes de la salida y que, en nuestro caso, no se cumplió como hubiésemos querido. Moraleja; nunca planifiques nada, todo puede salir al revés, con lo cual, disfruta, sufre, llora y ríe, vive el momento, joder!!!

8:30 Suena la primera salida para los pros, y escalonadamente van saliendo los siguientes corredores, diferenciados en cajones por color de dorsal y marcas acreditadas.

Allá vamos Fede!! Tú sígueme Suka!! Vamos a 5:20, 5:30, y así fue hasta el km 16. Problemas estomacales y parada entre unos setos, no había más opciones o sí, o sí… km. 17 a 6:31, del 18 al 28 a ritmos de 5:20 – 5:40, no vamos mal, pero en el km. 31 retortijones y vuelta al baño, éste sí que era de los móviles, pero casi prefiero los setos, acabas antes. 😉

A partir de ahí intento coger fuerzas, estaba vacía, nunca me había encontrado así en una maratón 😕 . Bebo mucho y me tomo el último gel. Los avituallamientos de la carrera dejan mucho que desear con respecto a los de la Maratón de Coruña. Sólo en el último vi fruta, sí, sólo plátano, y yo preguntándome, con la de naranjas que hay en Valencia, ¿dónde están?

Hasta el km. 39 voy a ritmos variables, me da flato, siguen los retortijones, pero ya sólo quedan 3,195m y saco fuerzas de donde sea, y ese lugar es la cabeza. Ahí está la clave y, cómo no, el ver a los valencianos animando ese último km antes de pisar y recorrer la alfombra azul y gritando “Suka, ya la tienes”, “Venga, Suka, se te ve bien” y esos ánimos llenan mi vacío, y cruzo la meta con gran satisfacción y orgullosa de que quien manda es mi cabeza, ella tiene el poder.

Gracias Fede, por compartir conmigo mi tercera maratón y ayudarme a conseguir mi MMP,  por estar en los momentos buenos y malos, sé que tú también lo pasaste mal a partir del km 27 – 28 pero me dijiste “Suka, sigue que lo consigues, haz tu carrera”, gracias por ser como eres, mi compiruner de asfalto y montaña.

Y gracias a Nacho, por esos ánimos que nos diste. Motiva escuchar la voz y ver la cara de un compañero, una lástima que no pudieras correrla.

Y así he vivido mi tercera maratón, ¿habrá una cuarta?… 😉

Suka